¿Es nuestro sistema digestivo realmente tan importante?

El sistema digestivo procesa los alimentos fisiológica y químicamente en nutrientes estables que pueden usarse para el crecimiento, la función y la reparación celular de tejidos, órganos y, por lo tanto, garantizan el funcionamiento normal del cuerpo humano.

Millones y millones de microorganismos viven en el sistema digestivo y son responsables de la función adecuada (fisiología). Forman un microecosistema llamado microbiota (flora intestinal). El desequilibrio de esta flora intestinal de bacterias beneficiosas / patógenas, y esta última es mayoritaria, es la consecuencia de trastornos digestivos como acidez estomacal, inflamación del estómago, eructos, flatos (dispepsia), meteorismo (sensación de abdomen abultado), estreñimiento y lo que conduce a un cambio en el pH de la sangre debido al exceso de acidez, lo que conduce a la aparición de enfermedades, ya sea por este sistema y / u otros agudos o crónicos

Si agregamos que la microbiota es nuestro segundo cerebro (contiene varias neuronas que habitan en el tracto digestivo y se conectan directamente al cerebro). Algunas alteraciones del tipo nervioso, como el estrés, podrían modificar el funcionamiento normal del sistema digestivo. Si tenemos una mala dieta, derivaríamos en una digestión inadecuada y, por lo tanto, en una fermentación ácida.